8/2/08

La corporacion Shimata-Dominguez o un guiño a "La Corporacion" en EGO SUM QUI SUM

Bienaventurado el que lee y los que oyen las palabras de esta profecía,[e] y guardan las cosas en ella escritas,[f] porque el tiempo[g] está cerca.
San Juan, El Apocalipsis. Biblegateway.com

No cabe duda que cada quien ve su porvenir como le fue en la feria, digo, los mexicanos que vamos 30 años atrasados socio-políticamente apenas vamos a regresar (¿salimos?) a los periodos de dictadura, que España, Chile y Argentina terminaron hace como 20 o 30 años. China ve su futuro dictatorial repartiéndose el mundo con los imperios occidentales, Rusia se plantea recuperando su grandeza mediante el terror. Todos nos planteamos posibles desarrollos para nuestra historia. Hace 50 años creían que viviríamos en la luna y contaríamos ovejas eléctricas. Creo que pocas personas en los 60s pensarían que a estas alturas del partido tragaríamos mas mierda que hace 10 décadas. Este ha de ser el apocalipsis para las muchas personas que lucharon por algo mejor.

El apocalipsis cada uno se lo crea, digo, es el periodo mas obscuro de la historia, según esto, el lugar mas cerca del suelo, de donde seria posible remontar.

Los Norteamericanos lo han tenido claro desde el final de la segunda gran guerra. Ellos son el país mas poderoso, y su mayor miedo es convertirse en una nación avasallada. Su apocalipsis es un futuro donde ellos viven como ellos dejan vivir, es así, una traición del subconsciente.

Cuando lei la serie "La corporacion" en Ego Sum Qui Sum, me acorde mucho de una de las escenas mas pintorescas e inadvertidas de Blade Runner (1982, Scott R.) donde un dirigible en medio de la densa noche industrial de los Angeles, invita a los miserables ciudadanos a migrar a la tierra de las oportunidades: las colonias espaciales. Patrocinados por nada menos que Shimata-Dominguez S.A. una empresa ficticia que conjuga los dos grandes temores gringos (años antes de los terroristas, hombre, esos se los sacaron de la manga, ya no hay épica). Por un lado la supremacía tecnológica de Japón en los 80 era devastadora (aun lo es), industrialmente hablando, los japos le estaban dando una patada karateca en los huevos a los Chrysler, al General Electric y hasta a Hanna-Barbera. De no haber sido por las limitantes geográficas y económicas propias de las islas japonesas, no hubiera sido una idea descabellada aun ahora. En segundo lugar la lenta pero segura invación de emigrantes latinoamericanos a el país angloamericano. Hispanos cada vez ocupando mas puestos de trabajo que deberían ser para los americanos, pero que ningún güerito quiere. Desde su primitiva organización en los 60, los latinos habían llegando a ser tan numerosos como los afroamericanos, ocupando nichos sociales que les daban libertad de acción sobre la cultura, usos y costumbres del pueblo blanco.

Blade Runner nos retrata ese futuro de miedo, donde los Japoneses y los Latinos se dividen el mundo, dejando a la minoría (proletarios) los trabajos infrahumanos a los que alguna vez sometió. Los pobres y miserables no tienen cabida en ese mundo, pero hey, ¿no esta ahí Shimata-Dominguez guardándote tu boleto al país de las oportunidades?

Blogged with Flock

No hay comentarios: